Colima, de los estados donde existe mayor prevalencia de discriminación: ENADIS 2017

  • El 20.2% de la población de 18 años y más declaró haber sido discriminada en el último año
  • Una de cada 5 personas de 18 Años y más declaró haber sido discriminada en el último año: Encuesta Nacional Sobre Discriminación (ENADIS) 2017
  • La encuesta proporciona información para conocer la prevalencia de la discriminación y sus manifestaciones en México
  • Tono de piel, manera de hablar, peso, estatura, forma de vestir o arreglo personal, clase social, creencias religiosas, sexo, edad y orientación sexual, motivos indagados
  • El 23.3% de la población de 18 años y más considera que en los últimos cinco años se le negó injustificadamente algún derecho.

Por Juan Ramón Negrete Jiménez

Colima, Col., 7 de agosto de 2018.- El estado de Colima, junto con Puebla, Guerrero, Oaxaca, Morelos y Estado de México, es de las entidades federativas donde se observa mayor prevalencia de discriminación en los últimos 12 meses, alcanzando o superando todos ellos el 24% de la población que mencionó haber sido discriminada.

Lo anterior se dio a conocer en la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS) 2017, que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) levanta por primera vez, en coordinación con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), y como socios la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT).

Cuando se analizan los datos por entidad federativa, se observa que Colima se encuentra contemplado dentro de los estados con mayor prevalencia de discriminación en los últimos 12 meses.

En contraparte, se visualizan los estados con menor prevalencia en discriminación los cuales son: Nayarit, Zacatecas, Nuevo León, San Luis Potosí, Durango, Coahuila, Guanajuato, y Chihuahua.

Asimismo, al analizar la información por sexo, se aprecian diferencias sustanciales en algunas Entidades, tal es el caso de Guerrero, donde se registró mayor prevalencia de discriminación hacia los hombres (26.8%) respecto de las mujeres (23.5%); y en contraste con la Ciudad de México, donde los varones declararon discriminación en un 20.6%, respecto a la población femenina con el 26.4 por ciento.

Respecto a la población femenina, de las entidades con los porcentajes más altos de población que declaró haber sido discriminada en el último año (25.0% o más), Colima se encuentra dentro de las seis entidades que mayor índice registran, junto con Puebla, Ciudad de México, Jalisco, Morelos, y Campeche.

De acuerdo a la Encuesta Nacional Sobre Discriminación 2017, los Estados con mayor prevalencia de discriminación hacia la población masculina  fueron: Puebla, Guerrero, Colima, Estado de México y Oaxaca.

Por primera vez, el INEGI recabó información y da a conocer los resultados de la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS), que permite reconocer la prevalencia de la discriminación y sus diversas manifestaciones.

La ENADIS capta actitudes, prejuicios y opiniones hacia distintos grupos de la población discriminados por motivos étnicos, etarios, de orientación sexual, entre otros.

Identifica también las experiencias de discriminación en distintos ámbitos de la vida social, así como la discriminación y desigualdad que enfrentan la población indígena, con discapacidad,  diversidad religiosa, niñas y niños, mujeres, personas mayores, adolescentes y jóvenes.

PREVALENCIA DE LA DISCRIMINACIÓN

El 20.2% de la población de 18 años y más declaró haber sido discriminada en el último año por alguna característica o condición personal, tono de piel, manera de hablar, peso o estatura, forma de vestir o arreglo personal, clase social, lugar donde vive, creencias religiosas, sexo, edad y orientación sexual.

Los motivos que destacan son principalmente forma de vestir o arreglo personal, peso o estatura, creencias religiosas y la edad.

Este comportamiento se presenta en proporciones similares: 20.1% mujeres y 20.2% hombres. El estado de Guerrero registra una mayor prevalencia de discriminación hacia los hombres (26.8%) respecto de las mujeres (23.5%). En la Ciudad de México los varones declararon menor discriminación (20.6%) respecto de las mujeres (26.4 por ciento).

ÁMBITOS DE DISCRIMINACIÓN

Los principales ámbitos donde las personas indígenas y las que tienen alguna discapacidad percibieron haber sido discriminadas en el último año, son los servicios médicos, la calle o transporte público, y en la familia.

Las personas de diversidad religiosa, las personas mayores, los adolescentes y jóvenes, y las mujeres declararon principalmente la calle o transporte público, el trabajo o escuela y la familia.

NEGACIÓN DE DERECHOS

Negar de manera injustificada un derecho, ya sea de forma directa o indirecta, es una situación que vulnera el derecho a la igualdad de las personas, produciendo resultados inequitativos para ciertos grupos sociales, y reproduciendo la desigualdad social.

La ENADIS 2017 captó hasta siete tipos de derechos, sin embargo, con fines de homologar los datos obtenidos en COE respecto al corte de edad, la siguiente estimación se presenta para cinco derechos únicamente, mismos que fueron captados a la población de 18 años y más.

Estos son: la atención médica o medicamentos; la atención o servicios en alguna oficina de gobierno; la entrada o permanencia en algún negocio, centro comercial o banco; recibir apoyos de programas sociales; y obtener algún crédito de vivienda, préstamo o tarjeta.

El 23.3% de la población de 18 años y más considera que en los últimos cinco años, se le negó injustificadamente algún derecho; de manera general, destaca la posibilidad de recibir apoyos de programas sociales y la atención médica o medicamentos.

Cuando se realiza el análisis por sexo, se puede ver que las mujeres son las que declararon mayormente la negación de estos derechos.

SITUACIONES DE DISCRIMINACIÓN

La situación de discriminación mayormente declarada en casi todos los grupos de estudio, en este mismo periodo, fue: le han insultado, burlado o dicho cosas que le molestaran. El 19.3% de personas con discapacidad declaró que lo (a) hacen sentir o miran de forma incómoda.

El 40.3% de la población indígena declaró que se le discriminó debido a su condición de persona indígena; el 58.3%  de las personas con discapacidad, a causa de su condición de discapacidad y de las personas de la diversidad religiosa, el 41.7% señaló que fue por sus creencias religiosas.

PERCEPCIONES SOBRE RESPETO DE DERECHOS

El porcentaje de población de 18 años y más que opina que se respetan poco o nada los derechos para los distintos grupos de población, varía de forma importante. Encabezan la lista el grupo de personas trans con 71.9% y el de las personas gays o lesbianas con 65.5 por ciento.

El 57.1% de las mujeres de 18 años y más que se ocuparon en el último año como trabajadoras remuneradas del hogar declaró que en el país se respetan poco o nada sus derechos; le siguen en porcentaje la población indígena y personas con discapacidad.

APERTURA A LA DIVERSIDAD

Las principales características por las que en general la población de 18 años y más no le rentaría un cuarto de su vivienda a alguna persona, sería por: ser extranjera (39.1%), ser joven (38.6%), ser una persona trans (36.4%), tener VIH o SIDA (35.9%), o ser gay o lesbiana (32.3%).

La población que no estaría de acuerdo en que su hijo o hija se casara con una persona con SIDA o VIH es de 56.6%, para con una persona del mismo sexo es de 43.0%, y para personas de la diversidad religiosa es del 13.3%. Son las tres características con el mayor porcentaje de rechazo.

PREJUICIOS

Poco más del 60% de la población de 18 años y más está de acuerdo con que “la mayoría de las y los jóvenes son irresponsables”.

El 44.7% estuvo de acuerdo en que “mientras más religiones se permitan en el país, habrá más conflictos sociales”. Y un 24.5% considera que “las personas con discapacidad son de poca ayuda en el trabajo”.

Los resultados de este proyecto ofrecen un panorama amplio y relevante sobre el tema de la discriminación con información que permita identificar a qué grupos de la población afecta en mayor medida.

Esto contribuirá al diseño de políticas públicas orientadas al fomento de una sociedad más igualitaria y libre de discriminación.