Por Juan Ramón Negrete Jiménez

Colima, Col., 30 de julio de 2020.- En la administración estatal de José Ignacio Peralta Sánchez se ha incrementado en un 315 por ciento el delito contra la salud, en su modalidad de narcomenudeo, pues se han abierto 486 expedientes de enero a abril.

De acuerdo a lo publicado por el Periódico La Razón (https://www.razon.com.mx/estados/colima-peralta-sube-narcomenudeo-205137) se menciona que durante los primeros cuatro meses de este año, en Colima se han abierto 486 carpetas de investigación por narcomenudeo, lo cual representa un incremento de 315 por ciento respecto a las 117 que había en el mismo lapso de 2016, año en el que inició la administración de José Ignacio Peralta Sánchez.

El análisis realizado por la periodista Frida Sánchez da a conocer estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), donde se menciona que en 2016, año en el que inició el gobierno de Peralta (en febrero), la entidad abrió 520 carpetas de investigación por ese delito entre enero y diciembre; un año después el aumento fue de 80.57 por ciento, para llegar a 939.

En 2018 hubo un nuevo incremento, esta vez de 22.25 por ciento, con lo que se alcanzaron mil 148 indagatorias. El año anterior el repunte fue de 47.99 por ciento, al cerrar con mil 699 indagatorias.

Al respecto, Jorge Lara, experto en seguridad, explicó que el problema de narcotráfico en Colima tiene tintes internacionales, pues contar con un puerto de tanto tránsito como el de Manzanillo es un “riesgo geográfico”, pues se convierte en epicentro de actividades del crimen organizado y mercados ilícitos.

El especialista, en entrevista con este medio informativo nacional, advirtió que en los últimos años, el comercio de precursores y fentanilo ha provocado que se agrave la violencia en la entidad, por lo que consideró indispensable incrementar la colaboración entre las autoridades de México y de Estados Unidos, e incluso con países asiáticos, como China, con el fin de detener las líneas de distribución de estupefacientes.

Aunque el número de carpetas abiertas en el primer tercio de este año por comercio de drogas está por debajo de las 715 que había hace un año, esto podría explicarse por otro fenómeno señalado por el experto, que es tener a las dependencias funcionado “con varios motores apagados”, debido a la pandemia de Covid-19, lo cual, advirtió, puede facilitar a los grupos criminales consolidarse más.

“Ellos no guardan cuarentena, ésa es la paradoja, como ya lo estamos viendo. Se recrudece la violencia, como vimos, el domingo, que fue el día más violento en muchos años y en el sexenio. Y Colima forma parte de quienes aportan estos grados de violencia”, aseveró.

De acuerdo con Lara Rivera, de no haber una corrección en la estrategia de seguridad, el panorama puede agravarse y por tanto será más difícil de revertir; por ello, urgió que actúe también el Gobierno federal para no dejar “morir solos” a los gobernadores.