Colima, Col., 3 de julio de 2020.- El gobernador José Ignacio Peralta Sánchez anunció que envió al Congreso del Estado la iniciativa de decreto, en donde solicita autorización para contratar un financiamiento por un monto de hasta 750 millones de pesos.

En un mensaje a la sociedad colimense, el mandatario estatal señaló que en febrero de 2016 recibió la administración estatal con las finanzas en bancarrota: casi 8 mil millones de pesos entre deudas bancarias y no bancaria, por lo que el gobierno estatal no tenía acceso al mercado de crédito y el nivel de liquidez estaba colapsado.

“En los primeros tres años de mi gobierno, de 2016 a 2018, aplicamos una drástica política de austeridad que se combinó con un comportamiento positivo de los ingresos, lo que permitió racionalizar el gasto, iniciar el pago de los pasivos heredados y ejecutar proyectos de gran visión para los colimenses”, indicó el gobernador, quien añadió que durante su administración no se han creado ni incrementado impuestos.

Además dijo que se han tomado decisiones dolorosas pero necesarias, que junto con un manejo responsable de la deuda  ha permitido tener finanzas más sanas que hace cinco años, por lo que la Secretaría de Hacienda ha determinado que la deuda es manejable.

El titular del Ejecutivo explicó que la deuda bancaria de largo plazo en 2015, que ascendía a 2 mil 805 millones de pesos, hoy se ha reducido a 2 mil 719 millones, con una disminución de 86 millones de pesos.

Sin embargo, el año pasado comenzó una crisis económica a nivel nacional que se ha profundizado este 2020, por una fuerte caída en la inversión privada, el menor precio del petróleo y la contingencia del Covid-19, lo que ha traído como consecuencia una menor recaudación de impuestos.

Para hacerle frente a la crisis económica, cuidar el equilibrio en las finanzas públicas y cumplir con los compromisos de pago de proyectos de inversión productiva de largo plazo, es necesario recurrir a un crédito bancario, lo que nos permitirá refinanciar deudas ya existentes que sería imposible pagar con la nueva realidad económica a nivel nacional, señaló el gobernador durante su mensaje.

En este contexto, el gobernador detalló que en el 2018 el presupuesto público fue un poco superior a los 19 mil millones de pesos y para este 2020 se prevé que apenas llegará a los 16 mil millones de pesos, lo que significa un recorte al gasto de gobierno en dos años cercano a los 3 mil millones de pesos; “por primera vez en 20 años, en 2019 y 2020 se tendrán menos recursos de los programados”.

Asimismo dio a conocer que el crédito se destinaría a los siguientes tres conceptos: el proyecto del Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicación, Cómputo e Inteligencia (C5i), combatir la epidemia del COVID-19 y concluir el proyecto de Palacio de Gobierno.

Sobre el proyecto del C5i, afirmó que es la mayor inversión en seguridad pública en la historia de Colima, que permitirá solventar las necesidades tecnológicas de Colima en la materia. Una herramienta que contribuye al trabajo que se hace en materia de seguridad pública y procuración de justicia.

Como parte de este proyecto se entregarán 825 cámaras de alta resolución, ubicadas en puntos estratégicos de todo el Estado; 11 arcos carreteros para identificar vehículos robados, un sistema de comunicación entre corporaciones mucho más seguro; botones de emergencia para empresas, escuelas, transporte público, mujeres que han sido víctimas de violencia de género y adultos mayores; así como un edificio inteligente con la capacidad de albergar toda la tecnología y representantes de corporaciones de seguridad pública de los tres órdenes de gobierno.