Rogelio Guedea

Universidad de Colima: transparente

El miércoles pasado nuestra máxima casa de estudios fue felicitada por Christian Velasco Milanés, comisionado presidente del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos del Estado de Colima (Infocol), por haber cumplido al 100% en todos sus procesos de transparencia y rendición de cuentas correspondientes al tercer y cuarto trimestre de 2019, lo cual coloca a la Universidad de Colima, según por el comisionado presidente, como una de las instituciones de mayor cumplimiento de estos compromisos en nuestra entidad, “lo cual es motivo de presumirse”.

Además de reconocer en el rector este compromiso crucial para devolverle a la ciudadanía la confianza en sus instituciones, Velasco Milanés también agradeció el apoyo brindado por nuestra casa de estudios (a través de su Comité de Transparencia, del que forma parte el contador Juan Carlos Vargas, y de su Unidad de Enlace, con Leobardo George Ocón a la cabeza) para llevar a cabo otros procesos vinculados a los temas de apertura de datos e información y rendición de cuentas, lo que ratifica la labor sustancial que una institución educativa como la Universidad de Colima puede hacer por su comunidad, enfatizando con ello también una parte no menos importante de su responsabilidad social.

Durante la ceremonia virtual, el rector José Eduardo Hernández Nava dijo que “el poner a disposición de la población en general los elementos a los que estamos obligados por ley, y hacerlo en los plazos establecidos, ayuda a transparentar los actos de gobiernoque llevamos a cabo como institución y con ello a darcertidumbre a la ciudadanía de las decisiones que tomamos”.

Si nuestra casa de estudios no estuviera sistemáticamente acusada de no ser una institución transparente y de no rendir cuentas de forma clara y eficiente, éste reconocimiento otorgado por el Infocol podría pasar desapercibido y como un acto protocolario más de entre los cientos de actos que la institución realiza en su actividad cotidiana, pero como precisamente se trata de lo contrario (esto es: que desde hace bastante tiempo a este día la Universidad de Colima ha sido hostigada con acusaciones temerarias por parte de un grupo faccioso con intenciones de desestabilizar a la institución), entonces este reconocimiento adquiere una relevancia capital para pulverizar (como si se tratara de un castillo de naipes) todos estos infundios.

La Universidad de Colima experimentará cambios importantes en lo que resta de este año y en el primer semestre del siguiente (pues se aproxima el periodo rectoral y posteriormente las elecciones estatales, donde se renueva la gubernatura), por lo que es de suma importancia que la comunidad universitaria esté más unida y fuerte que nunca a fin de evitar que, como siempre, fuerzas ajenas, forasteras e incluso invasoras pretendan hacerse de un patrimonio sobre el cual no tienen el derecho legítimo a decidir. En la medida en que nuestra casa de estudios siga reconociendo y haciendo valer este derecho a autogobernarse y a diseñar su propio futuro desde sus entrañas, no habrá quien se atreva a infamarla, pues haciéndolo así se estará cumpliendo a cabalidad (aunque a muchos les parezca paradójico) su responsabilidad social.