Por Juan Ramón Negrete Jiménez

“Soy la madre de Anel Bueno, como lo dijeron, ella está desaparecida desde el 29 de abril, se la llevaron en contra de su voluntad. En nombre de todas las madres que tienen un hijo o una hija desaparecidos quiero pedir a las autoridades correspondientes que hagan su trabajo y que busquen a todas las personas que nos han arrancado de nuestras familias… solicito que trabajen en lo que les corresponde y que sigan buscando a mi hija Anel Bueno…”

Quien hablaba era la señora Emma Sánchez, madre de la legisladora ixtlahuaquense, que desde el pasado 29 de abril fue levantada, como lo dijo la propia madre de la diputada, contra su voluntad, sin que hasta el momento se conozca ningún dato sobre su paradero.

Con el rostro circunspecto, la cabeza semi inclinada, con la mano derecha entre las manos de la presidenta del Congreso el Estado, diputada Araceli García Muro, y la mirada perdida, con ojos llorosos la señora Emma, madre de la diputada Francis Anel Bueno Sánchez, escuchaba primero el posicionamiento de la Presidenta de la mesa directiva de la Quincuagésimo novena Legislatura y después del coordinador de la bancada de MORENA, hacer oficial la desaparición de la legisladora de MORENA desde el pasado 29 de abril.

A leguas se notaba el esfuerzo que hacía, para no soltar el llanto.

Estaba ahí ofreciendo rueda de prensa acompañada de algunas diputadas y diputados e MORENA, que de esta forma oficializaban algo que estaba en boca de muchas personas, pero que hasta antes de esto ninguna autoridad, ni tampoco ningún o ninguna legisladora se habían atrevido a reconocer, que Francisco Anel Bueno cumplió este jueves 15 días de estar desaparecida.

Le acomodaron los micrófonos de los distintos medios de comunicación, algunos transmitiendo en vivo, otros, captando las impresiones para luego ser retransmitidas a través de los canales de televisión análoga y digital.

Al mismo tiempo le acomodaban un folder y sobre el mismo, un texto que le habían elaborado, bueno eso creo, porque con la pena no creo que haya tenido cabeza para ponerse a escribir lo que leyó.

Con voz casi imperceptible empezaba a leer…

En sus primeras palabras pedía a las autoridades que le ayuden a localizar a su hija:

“No les pido que la encuentren porque ella sea ahorita diputada, les pido que lo hagan por la persona, i-n-t-e-l-i-g-e-n-t-e…”, la señora no pudo aguantar más, rompió el sollozos, se llevaba la mano izquierda empuñada a su boca, tratando de ahogar esas lágrimas que se agolpaban en su garganta y le impedían seguir hablando.

Con una servilleta desechable enjugaba las lágrimas que corrían por sus mejillas y que al mismo tiempo hicieron que se “doblaran” las diputadas que le acompañaban, y también dejaron correr las lágrimas, al tiempo que le palmeaban la espalda para tratar de reconfortarla.

La mamá de Anel Bueno, haciendo esfuerzos, trataba de continuar leyendo, y entre sollozos balbuceó algunas palabras que no se alcanzaron a entender y levantaba la voz para decir “perfectiva y linda que es mi hija… (Snif), ¡quiero que me traigan de vuelta a mi Anel!, que es amiga de muchas personas, se lo pido en nombre de…”

Volvía a suspender la lectura para retomar aire, y seguía, “se los pido en mi nombre, pero también a nombre de todas las personas que la estiman. ¡La quiero de regreso a mi hija!, para que esté con sus niños que hoy se encuentran sin su madre”.

D3espués decía que “han pasado quince días y por recomendaciones de la Fiscalía (General del Estado) permanecimos calladas por la seguridad de mi hija, pero ya, ya no soportamos más este silencio, por eso decidí hacer pública su búsqueda con la esperanza de saber de ella”.

“Desde el pasado sábado 9 de mayo solicité por escrito que se emitiera la Alerta Alba, misma que por razones que desconozco no se ha difundido: el día de ayer (miércoles 13), ratifiqué esta petición, con la esperanza de que la Fiscalía ahora la lleve a cabo”.

“Les pido su ayuda, como su madre, y también lo digo por mis nietas”.

“Nos mata la ineficiencia de la investigación que se está realizando, porque hasta ahora no ha podido dar un resultado concreto que conduzca a la localización de mi hija, por esa razón… por esa razón les comunico que con el respaldo de las y los legisladores compañeros de Anel, solicité la atracción del caso a la Fiscalía General de la República, para que sean las autoridades federales las que investiguen los hecho ocurridos”.

Luego la mamá de Anel, agradecía “a los cientos de personas que me han expresado su solidaridad y por todas sus oraciones y que se han preocupado por mi hija, por sus niñas y por su servidora”.

Y volvía a agradecer a las y los diputados, su respaldo “y a ustedes medios de comunicación, el respeto que han mostrado hasta ahora. Les pido sigan así y mantengan su objetividad”.

“No pierdo la fe y la esperanza de encontrarla con vida, porque confío en que Dios me escucha nuestros ruegos y plegarias y que pronto estará con nosotros”, terminaba la señora Emma, en medio de sollozos.

***

La mamá de la diputada Anel Bueno, había llegado temprano al recinto legislativo, eran antes de las 11:00 horas y apenas se le permitió el acceso, la trasladaron a las oficinas del Presidente de la Comisión de Gobierno Interno y coordinador de la bancada de MORENA, pues desde este miércoles habían acordado que este jueves ofrecerían esta rueda de prensa para hacer oficial la desaparición forzada de la legisladora por el municipio de Ixtlahuacán, quien aquella noche del miércoles 29 de abril, fue levantada de la localidad de Tamala, a donde había acudido a realizar, junto con un grupo de colaboradores acciones para desinfectar el jardín de ese lugar.

Concluyó la rueda de prensa y la señora Emma Sánchez, cobijada por los abrazos de las legisladoras Araceli García Muro, Claudia Gabriela Aguirre Luna, Livier Rodríguez y Ana Karen Hernández, la sacaban del recinto legislativo, donde se dio la rueda de prensa y la trasladaban nuevamente a las oficinas del presidente de la comisión de Gobierno Interno.

En el salón de plenos se quedaban los diputados Arturo García Arias y Vladimir Parra, quienes también sintieron esas “mariposas” en el estómago y tuvieron que hacer de tripas corazón para no “doblarse”, cuando la mamá de Anel pedía que le devolvieran a su hija.