Colima, Col., 14 de noviembre de 2019.- La Secretaria de Bienestar del Gobierno de México, María Luisa Albores González, anunció que Colima es una de las entidades que el próximo año, 2020, entrarán en la segunda etapa del programa Sembrando Vida. Aquí, el programa incorpora a 5 mil sembradoras y sembradores que trabajarán en 12 mil 500 hectáreas de su propiedad, pues entre los requisitos se encuentra el tener la posesión de 2.5 hectáreas que sea potrero o acahual bajo, esté ocioso o abandonado, o sea para la siembra de milpa. Además, la persona beneficiaria debe estar por debajo de la línea de bienestar.

Durante el anuncio que hizo en esta capital, la funcionaria federal explicó que las campesinas y los campesinos de Colima incluidos en Sembrando Vida, tendrán asistencia permanente de cinco facilitadores y 50 técnicos sociales y productivos, mismos que a la vez serán auxiliados por 600 becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, quienes se encargarán de orientar, supervisar y apoyar a las sembradoras y sembradores que participen en el programa.

En presencia de la Representante del Gobierno de México en Colima, Indira Vizcaíno Silva, y del gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, Albores González explicó que Sembrando Vida consiste en entregar apoyo directo a las sembradoras y sembradores para que puedan trabajar sus tierras y contar con un empleo permanente. Cada mes, mediante tarjeta, se otorga en lo individual la cantidad de 5 mil pesos, de los cuales, 500 pesos se les descuenta automáticamente para destinarlo al ahorro, con el objetivo de que las y los beneficiarios inicien una labor productiva con enfoque de economía social y solidaria.

En este programa, la prioridad son los sistemas de Milpa Regenerativa y los Sistemas Agroforestales, con lo que se garantiza el consumo familiar de alimentos en el corto y mediano plazos, y con ello mejorar la nutrición de las personas. Esto, porque además de apoyar a las y los productores del campo, se pretende que Sembrando Vida coadyuve en la erradicación de los problemas de malnutrición, rezago social, marginación, pobreza rural y degradación ambiental.

María Luisa Albores anotó que el diseño del programa se basa en la premisa de que las zonas rurales pueden convertirse en un sector estratégico para el desarrollo del campo, siempre y cuando se incrementa la productividad bajo un enfoque de sustentabilidad, igualdad y con visión de desarrollo regional a largo plazo.

A nivel nacional, Sembrando Vida ha incorporado a cerca de 230 mil campesinas y campesinos en los estados de Campeche, Chiapas, Durango, Puebla, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán. Para 2020, el programa se ampliará a Colima, Chihuahua, Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Nayarit, Oaxaca, San Luis Potosí, Tamaulipas y Sinaloa, cubriendo 450 mil hectáreas, en beneficio de 180 mil familias.

Vista previa de imagen
Vista previa de imagen