Por Juan Ramón Negrete Jiménez

Colima, Col., 22 de septiembre de 2019.-Este domingo se realizaron las honras fúnebres de la señora Hilda Ceballos de Morena, acaecida la madrugada de este sábado en la ciudad de Colima, luego de que durante varios meses fue aquejada por una enfermedad que le fue mermando su salud.

Al mediodía su cuerpo fue trasladado al templo de San Felipe de Jesús (el Beaterio), donde se le ofició una misa “cantada” de cuerpo presente, la cual estuvo a cargo del presbítero Oscar Llamas Sánchez a donde se dieron cita familiares, amigos, ex colaboradores, servidores públicos y pueblo en general que no quiso dejar pasar la oportunidad de darle el último adiós a quien alguna vez fue presidenta del Voluntariado del DIF estatal.

El Beaterio fue insuficiente para dar cabida a tantas personas, y a pesar de que se colocó un toldo, hubo muchas personas de pie, algunas de ellas que soportaron incluso las inclemencias de los rayos del sol, para seguir esta concelebración.

Al interior del templo, al centro, el féretro de madera que contenía los restos mortales de la señora Hilda, el cual era iluminado por un cirio pascual.

A los lados del ataúd los familiares más cercanos de doña Hilda, por el lado izquierdo el ex gobernador Fernando Moreno Peña, abrazaba a Lizzy, su hija; por el lado derecho Fernando Moreno Ceballos, abrazado de su esposa.

En las primeras filas estaban también la mamá del ex gobernador, doña Concepción Peña Rivera, con sus cristalinos ojos al borde del llanto; también estaba la señora Ma. Guadalupe  Llerenas Zepeda,  madre de la señora Hilda, ambas damas con la tristeza reflejada en su rostro.

Mientras el padre Llamas, oficiaba la misa y dirigía un elocuente fervorín, donde resaltaba las virtudes que en vida impulsó la señora Hilda, el Coro de Cámara y el Coro de Niños Cantores de la Universidad de Colima, daban realce a lo concelebración con su magistral participación, lo que hizo más emotiva la ceremonia litúrgica.

Además de los familiares del matrimonio Moreno Ceballos, estaban acompañándolos en estos aciagos momentos, el Secretario General de gobierno, Arnoldo Ochoa González y su esposa; el rector de la Universidad de Colima, José Eduardo Hernández Nava y su esposa; también estaba ahí el ex gobernador Elías Zamora Verduzco y el ex rector de nuestra máxima casa de estudios, Miguel Ángel  Aguayo López y su esposa.

A esta concelebración acudió también la señora Amelia Guedea viuda de De la Madrid, ex presidenta del voluntariado del DIF estatal; Guillermina Cedano; el magistrado en retiro Enrique Guedea Ochoa; el magistrado del Poder judicial, Sergio Marcelino Bravo Sandoval y el ex presidente municipal de Villa de Álvarez, Adrián López Virgen; el Secretario de Educación, Jaime Flores Merlo, y el ex presidente municipal de Villa de Álvarez, Jerónimo Polanco Montero.

También ahí estaba la maestra Ramona Carbajal Cárdenas, ex diputada de la Cuadragésimo Novena Legislatura, acompañada de su esposo, el maestro Benito Montes; el ex secretario de Cultura, Rubén Pérez Anguiano; Gustavo Ceballos Llerenas, hermano de la desaparecida señora Hilda, salía del Beateria, empujando la silla de ruedas donde era trasladada su mamá, la señora María Guadalupe Llerenas Zepeda.

Otro que desde el velorio estuvo presente fue el ex director del Instituto Mexicano de la Juventud, José Manuel Romero Coello; Victórico Rodríguez y su esposa; también la diputada Lizet Rodríguez Soriano y su esposo Juan Carlos Gómez; el Fiscal General del Estado, Gabriel Verduzco Rodríguez y su esposa, también acudió el periodista Héctor Sánchez y su esposa.

Otra persona que se encontraba devastada era la licencia Itza Morales Blake, brazo derecho de la señora Hilda durante tanto años, ella también recibía condolencias, abrazos y saludos, sin que pudiera ocultar su pena, entre otras muchas personas que no quisieron dejar de acudir a despedirse de quien fue presidenta del voluntariado de la Universidad de Colima y del DIF estatal

Hilda vivió amando a la gente: FMP

Al concluir la ceremonia litúrgica el presbítero Oscar Llamas, pide un momento la atención de los asistentes y anunciaba que el ex gobernador Fernando Moreno peña, dirigiría un mensaje a nombre de la familia, en agradecimiento por todas las muestras de apoyo.

Enfundado en un traje oscuro, en señal del luto que estaban viviendo, a nombre de la familia Moreno Ceballos, agradecía la presencia de todas las personas.

“Este es un día doloroso, pero para quienes tenemos fe, sabemos que este es un día glorioso donde nos permite agradecerle a Dios, que nos dio a Hilda y que le permitió vivir haciendo el bien, amando a la gente, amando a su familia”, dijo Moreno Peña.

El ex mandatario colimense dijo que la enfermedad de la señora Hilda le permitió hacer un gran esfuerzo moral y una gran fuerza de amor a nosotros, porque hasta el último momento hizo el mayor de los esfuerzos por durar más tiempo con nosotros.

“A veces cuando las enfermedades son prolongadas, pudiera ser que los familiares seamos egoístas y que le pedimos al familiar que le eche ganas, que la queremos ver bien, que la queremos con nosotros y a veces olvidamos que el familiar está sufriendo. Ella le echó ganas hasta el último momento, porque se lo pedimos, porque ella nos acreditó hasta el último momento el amor por la familia”, dijo el ex rector de la máxima casa de estudios.

En otra parte de su mensaje, con la voz enronquecida, Fernando Moreno daba gracias a Dios, por todo esto y agradecer a todos los amigos, así como la unidad de toda la familia, “pero agradecerle a ella por los múltiples ejemplos que Hilda nos brindó en su vida”.

Recordó que en su vida privada la señora Hilda formada en los valores de Dios, “en la solidaridad, con la vida social de entrega a los demás, de dar, de apoyar, de ayudar”.

Se refirió también a la vida política que tuvo la señora Hilda, la cual fue exitosa, dónde acreditó que la vida privada y la vida política cuando se maneja bien, con honestidad y con seriedad, son compatibles. “Nos acreditó ella que en la vida política, se puede escalar, se puede llegar, sin agredir a nadie, sin confrontarse con nadie y nos acreditó que puede escalarse en la política a través del servicio”.

Recordó Moreno Peña, que esa fue la vocación permanente de quien fuera su compañera de vida. “Siempre estuvo sirviendo desde el voluntariado que creó en  la Universidad de Colima, donde trabajó ocho años; desde el gobierno del estado, seis años desde el DIF, “y después una carrera política exitosa, que cuando yo dejé de ser, ella empezó a ser en la política”.

Recordó que fue diputada local en la Quincuagésimo Cuarta Legislatura, fue diputada federal y Senadora de la República, y siempre utilizó los cargos para ayudar a la gente, para ayudar al estado. Todos sus proyectos legislativos estuvieron encaminados a la discapacidad, a los niños, a los sectores vulnerables, a las mujeres y a la gente que menos tiene”.

Entre pañuelos blancos

Y agregaba: “por eso es un día glorioso el día de hoy, es cierto nos duele; nos duele, pero sabemos que cumplió su paso por la tierra, cumplió con Dios, cumplió con su familia y cumplió con ustedes y mucha más gente que la ha querido siempre, (por eso) muchas gracias a todos”, terminaba su mensaje el ex gobernador del Estado, en medio de un atronador aplauso de los asistentes.

Todavía el padre Llamas dio la bendición y vertía agua bendita sobre el ataúd que contenía los restos mortales de la señora Hilda y sus familiares y así entre sollozos y lágrimas a las 12:49 el féretro de madera donde reposaba la señora Hilda iniciaba su camino a abandonar la parroquia de San Felipe de Jesús (El Beaterio), en medio de aplausos, de flores y pañuelos blancos que le tributaban una emotiva despedida.

El ataúd es colocado sobre la carroza, acompañada de su esposo, de sus hijos, y demás familiares, era el momento duro, todos tragaban saliva para tratar de soportar, pero las lágrimas corrían por las mejillas de quienes ahí se encontraban.

En cuanto los restos de la señora Hilda fueron colocados en la carroza, el ex gobernador Moreno Peña, su hijo Fernando, su hija Lizzy, volvían sus pasos sobre sus talones y se colocaban a la entrada del templo a recibir las muestras de afecto y agradecerles a todos el que los hayan acompañado en estos aciagos momentos.

Y no se retiraron hasta haber agradecido de abrazo o de saludo de mano a todas las personas que ahí estaban.

Por cierto acompañando a su hijo el doctor Fernando Moreno Ceballos, estuvieron los integrantes el equipo médico que atendieron hasta el final a la señora Hilda, el ex gobernador los abrazó a todos y les agradecía el máximo esfuerzo que habían realizado para atender a la señora Hilda, los médicos le correspondían, luego éstos abrazaban al doctor Fernando Moreno Ceballos, que era uno de los suyos, le mostraban su solidaridad y le externaban sus respetos, fue un momento sin duda doloroso, pero que fue muy agradecido por la familia Moreno Ceballos.

A las 13:28 horas, el ex gobernador Fernando Moreno, platica con sus hijos y les dice que es momento de trasladar a la señora Hilda, al crematorio donde su cuerpo sería incinerado.

A las 13:30, parte el cortejo donde es trasladado el cuerpo de la señora Hilda, va la carroza y ocho vehículos más en donde se trasladan el ex gobernador, sus hijos, sus familiares y amigos más cercanos, al final del convoy de vehículos va una ambulancia de la cruz Roja, por si se llegaran a requerir de sus servicios. Salen por la calle Constitución, doblan por la calle Zaragoza y se enfilan a la salida a la carretera Colima-Jiquilpan…

La señora Hilda hacía su último recorrido por las calles de nuestra ciudad…

Un grupo de personas se quedan aún bajo el toldo colocado a la entrada a la parroquia de San Felipe de Jesús, otros más nos retiramos….

Hasta siempre señora Hilda…