Mi crónica:

Chamaqueados los diputados… se enojaron porque les madrugaron

Por Juan Ramón Negrete Jiménez

En un hecho histórico, donde por primera ocasión el gobernador del estado, es citado a comparecer ante los diputados del Congreso del estado, fuera de la fecha señalada en la Constitución para que acuda a rendir su informe de labores por escrito, este jueves José Ignacio peralta Sánchez, acudió al Palacio Legislativo a ampliar la información contenida en el documento del tercer informe de labores.

Cuando la mayoría del pleno aprobó la propuesta del panista Francisco Rodríguez García, para citar a comparecer al titular del Ejecutivo del estado, lo habían festinado de manera tal, pues era la primera ocasión en donde “obligaban” al gobernador a comparecer en sesión pública, y bajo juramento de decir verdad, para que ampliara la información contenida en el informe, pero además lo obligaban a escuchar los posicionamiento de los coordinadores de todos los grupos parlamentarios representados en el Congreso.

Pero no solo eso, sino que una vez que respondiera el Ejecutivo, si el diputado no quedaba satisfecho, tenía derecho a dos contra réplicas.

Lamentablemente los diputados se vieron muy noveles y fueron chamaqueados por el gobernador, que les ganó de todas, todas.

El primer berrinche de los legisladores fue cuando llegaron a media mañana, y se encontraron que ya las 238 butacas del salón de sesiones del Congreso, ya estaban abarrotadas, e incluso, la gente ya había llenado los pasillos y demás áreas donde no hay butacas,, por lo que ya no había espacio para los grupos que había invitado o habían movilizado, como fueron los comuneros de Zacualpan y los del Congreso Nacional Ciudadano, los que se encargas de tomar semanalmente la caseta de peaje de Manzanillo y hasta los ex trabajadores del Ayuntamiento de Colima, despedidos por el alcalde Leoncio Morán.

Cuando los diputados Vladimir Parra Barragán y el hasta por la tarde coordinador del grupo parlamentario de MORENA, Miguel Ángel Sánchez Verduzco, se encontraron en el pleno donde sesionan, montaron en cólera y los manoteos, exigiendo que el recinto fuera desalojado.

Y es que desde pasaditas las diez de la mañana, poco a poco empezaron a llegar los invitados del gobernador, trabajadores de las distintas dependencias estatales, para que escucharan de viva voz, lo que informaría sobre el tercer informe de labores.

Para las 10:30 horas el recinto del Congreso estaba abarrotado, y seguía llegando gente, la cual al no encontrar ya espacios, se quedaron en la explanada “Plaza Bandera Nacional”, donde se había colocado un toldo y unos monitores, para que siguieran la incidencia de lo que ocurría en el interior.

Vladimir Toscano y Miguel Ángel Sánchez, estaban tan enojados, que incluso soltaron la versión de que si no eran de desalojadas las personas que les habían madrugado, suspenderían la comparecencia.

De inmediato corrieron la voz y se trasladaron a la sala de juntas “General Francisco J. Múgica”, todas las diputadas y los diputados de MORENA, los más radicales, como Blanca Livier Rodríguez Osorio, Vladimir Parra Barragán,  y Araceli García Muro, le exigían a su compañero de bancada, y a la vez presidente de la mesa directiva del Congreso, diputado Guillermo Toscano Reyes, le exigían suspender la comparecencia “porque está lleno de trabajadores de gobierno (como si ellos no fueran ciudadanos, o no fueran pueblo)… o hay que desalojarlos”, decían.

“¡No, cómo!, yo no puedo ordenar desalojar a esta gente solo porque traen uniforme de gobierno, ellos tienen el mismo derecho que los demás a estar aquí. Lo que sí puedo hacer es un llamado y entregar un oficio, para que se les descuente el día, porque todos ellos tenían que estar en sus oficinas trabajando”, decía el diputad Toscano Reyes.

Los minutos corrían y algunos de los trabajadores de gobierno que ahí estaban, entraban a los baños y hacían comentarios en el sentido de que no estaban de acuerdo en estar en el Congreso, eso fue aprovechado por algunos compañeros de los medios para de inmediato subir una nota diciendo que habían sido acarrea dos y que no estaban ahí por su voluntad, sin embargo, si así fue, de todas maneras ninguno se retiró, ni tampoco ninguno hizo declaración pública en ese sentido.

El Congreso se reserva derecho de admisión…

Los funcionarios del Congreso del Estado que habían sido sorprendidos y cuando se dieron cuenta ya el recinto estaba totalmente abarrotado, se apostaron en las entradas, para dejar pesar ya solo a los que ellos querían, reservándose el derecho de admisión, pues mientras a los que iban uniformados con playeras y camisas de Gobierno, les decían que ya no podían ingresar, a sus amigos no solo les permitían el acceso, sino que hasta los conducían a la segunda planta, con el riesgo de que se presentara alguna contingencia, pues ignoraron las instrucciones de la Unidad de Protección Civil, que había ordenado que en la segunda planta no se permitiera que subiera nadie, pues el recinto ya muestra algunos estragos.

A las 1:28 horas llegan los amigos del diputado Vladimir Parra, quien mandó por ellos, era el grupo de habitantes de la comunidad indígena de Zacualpan, quienes se mostraron sorprendidos, porque ahora ellos eran los que estaban en inferioridad numérica.

Entraron uno a uno, y ya una persona los esperaba para que pasaran directamente a la segunda planta, rompiendo las instrucciones de protección civil y de inmediato esa gente  colocaba una manta la cual desplegaron sobre el mural grabado en madera, con la leyenda “Consejo Indígena por la Defenza (sic) del territorio de Zacualpan. Nos faltan 43”.

E inmediatamente después las mujeres que eran la mayoría de las manifestantes de Zacualpan, sacaban las cartulinas que habían elaborado afuera de la oficina de Vladimir Parra, todas para atacar al gobernador José Ignacio Peralta.

Entre las cartulinas se podía leer: “Señor Gobernador ¿a qué le teme? Ponga a trabajar a sus chalanes”; otra más decía: “Zacualpan exige respeto. Fuera tu policía represora”, otra era dirigida al gobernador y al presidente estatal del PRI, “Nacho Peralta-Rogelio Rueda: respeto para el comisario comunal de Zacualpan”; y otra más decía: “Gobernador, nos están matando”, sin que dieran más explicaciones.

Le reclamaban además el no contar con médico las 24 horas en la comunidad de Zacualpan, y una más era para exigir respeto para la comunidad.

Hay que señalar que a la hora que llegaron los comuneros de Zacualpan, dos minutos antes habían ingresado los autollamado miembros del Congreso Nacional Ciudadano, los que casi todos los domingos toman la caseta de peaje de Cuyutlán, son embargo, por lo lleno que estaba el recinto, no pudieron estar juntos en un solo lugar, por lo que su fuerza de manifestación se diluyó, pues al estar solamente dos o tres en un mismo sitio, los inhibió siquiera para levantar la voz y gritar como sí lo habían hecho el pasado 1 de octubre, cuando tomaron posesión los diputados.

Al mediodía llegó al Congreso el ex presidente estatal del PAN, y ex diputado local, Enrique Michel Ruiz, sólo y su alma, apostándose atrás de las curules de los diputados en la primera fila y cuando acudo a preguntarle qué lo llevó al Congreso, me comenta que “vine a regañar a “la cevichera… o que creías que venía a aplaudirle, no, vengo a decirle que para nada ha servido su gobierno”.

Luego comentaría que en la red social de whatsApp, andaban circulando unos mensajes de voz, que se le atribuían a la maestra Tey Gutiérrez, donde estaba invitando a otras maestras a acudir al Congreso para apoyar al gobernador, “porque si lo dejamos solos se lo van a querer tragar”.

Esto también lo retomaron algunos colegas, quienes querían ver esto como si fuera aquél delito electoral que cometió Rigoberto Salazar, cuando le anu7laron la elección a Nacho Peralta, en el 2015, y querían  sacrificar a Tey Gutiérrez y a los trabajadores que estaban en el recinto.

Antes de que iniciara la comparecencia del gobernador programada para las 13:00 horas, confundidos entre los comuneros de Zacualpan, estaba la veintena de ex trabajadores del ayuntamiento de Colima, portando cartulinas fluorescentes, con leyendas en contra del alcalde Leoncio Morán.

Como la gente seguía subiendo a la segunda planta, pues los directivos del Congreso había n abierto la puerta de emergencia, para que por ahí subieran las personas que ellos querían que estuvieran para abuchear al gobernador, dejaron que subieran desoyendo las instrucciones de Protección Civil.

Ramón el “Güero” Vázquez, maestro de ceremonias de los eventos del gobernador, tomaba el micrófono y empezaba a hacer llamados al público asistente, acerca de las medidas de seguridad que debían adoptar, para en caso de que se registrara alguna contingencia, supieran por donde bajar y hacia dónde conducirse.

Reparto de moños y colocación de ellos en las curules

Mientras se hace tiempo para que inicie la sesión, las diputadas de Morena, así como la legisladora de Movimiento ciudadano, Ma. Remedios Olivera Orozco, se ponían a repartir entre todos los legisladores y legisladoras, muños negros, de luto, en señal de duelo, por el asesinato de la directora y subdirector de seguridad pública de Armería.

Inclusive, un día antes habían hecho llegar un mensaje a los 25 diputados, para que acudieran a la sesión, vestidos de color negro, como una manera de sumarse al duelo por el artero crimen cometido en Armería.

A las 13:00 horas el presidente de la mesa directiva, hace un llamado a los legisladores para que tomen sus asientos para poder iniciar la sesión, el llamado no tiene eco, las mujeres diputadas siguen colocando a sus colegas el moño negro en el hombro, o en la solapa, y Ramón Vázquez Chávez, vuelve a recitar las medidas de protección civil, para los asistentes al recinto.

Y por fin a las 13:22 horas, se abre la sesión, donde la diputada Anel Bueno, da lectura al orden del día y apenas se termina de leer y la diputada Araceli García Muro, solicita se incluya un punto más para leer un documento de parte de ella y del presidente de la mesa directiva.

Al aprobarse por la mayoría, luego se sabría que era el documento mediante el cual, estaban pidiendo al Gobernador, se descontara un día de salario a todos los trabajadores de todos los niveles, por haber acudido a escuchar la comparecencia del gobernador, pues decían que éste debió haberse presentado solo, quizá con dos o tres personas que le apoyaran con la información.

El priísta Rogelio Rueda, intentó intervenir para señalar que la asistencia de los trabajadores al servicio del gobierno, no quebrantaba ninguna ley, pues su ausencia de sus lugares de trabajo, era porque quien comparecía era su jefe y querían estar enterados de lo realizado en sus respectivas áreas de trabajo.

Sin embargo, el presidente de la mesa directiva no le permitió a Rogelio Rueda hacer uso de la palabra y sin más dio por terminado un debate que nunca sucedió, porque fue prácticamente un monólogo.

¡Ya prendan el airee!

La sesión continua  y a las 13:45, se decreta un receso para recibir al gobernador José Ignacio Peralta, quien mal aconsejado por quién sabe quién no ingresa al recinto legislativo por la entrada principal, sino que lo subieron por las escalinatas que van del sótano al salón de sesiones y llega a los diputados por la retaguardia

Cuando el mandatario estatal va ingresando al recinto, eran las 13:49, y empieza a saludar de mano a los y las diputadas de la Quincuagésimo Novena Legislatura, desde la planta superior del Congreso, se escucha el grito de una de las mujeres comuneras de Zacualpan, “¡ya prendan el aireeee!” y es que los equipos de clima artificial fueron insuficientes y la temperatura rebasaba los 30 grados, grito que motivó las risas de la concurrencia, pues de esa manera se estaba rompiendo el hielo y las tensiones dejaban de ser tan tirantes.

Así el gobernador llega a las 13:51 a su sitio ubicado junto con la mesa directiva del Congreso y apenas le dicen que estaba bajo juramento de decir verdad, cuando le conceden el uso de la palabra.

El titular del Ejecutivo lee un mensaje de más de 75 minutos, en donde el gobernador invita a todos los actores políticos al diálogo y a dejar atrás los gritos que solo buscan aturdir.

Y como si les dijeran grítale, los comuneros de Zacualpan y los que toman la caseta de peaje, resguardados muchos de ellos en el anonimato, le empiezan a gritar al Ejecutivo, “te acuerdas de que dijiste que vas a vivir feliz y contento, mentiras”, uno de los más gritones era Héctor Jesús Lara Chávez, y los gritos eran reprimidos por el “ssssshhhhhhh”, de la amplia mayoría de asistentes a la comparecencia.

El gobernador seguía dando cuenta de su informe, y los de Zacualpan, haciendo lo suyo, tratando de hacerse notar, pero esta vez, fue muy distinta al 1 de octubre, ahora eran rebasados en número y proporción

Termina el mandatario estatal y vendrían las participaciones de los diputados y conforme avanza la sesión, se empieza a bajar esa tensión, los legisladores no estuvieron a la altura, pues dieron la impresión de que no se prepararon para un real debate, sino solo para transmitir lo  que se ha estado manejando en los medios, no tanto el contenido del informe.

Bueno el caso llegó a tanto que el diputado Vladimir parra, que habló a nombre de la bancada de MORENA, recordó aquella frase de Vicente Fox, de que “el Ejecutivo propone, pero el Legislativo dispone”, lo que le valió que el Ejecutivo le dijera que eso solo demostraba su admiración hacia el ex presidente panista.

Y así, poco a poco, conforme pasaban las intervenciones y los reclamos eran acallados con respuesta a todo, fue terminando la comparecencia, hasta que a las 17:10 horas, el presidente de la mesa directiva, Guillermo Toscano agradecía al gobernador el tiempo que les había dedicado.

Antes de retirarse el gobernador va y se despide de mano de todos los diputados, y deje decirle que para no dejar duda, legisladores y legisladoras de la fracción mayoritaria, aprovecharon el saludo del gobernador, para tratar de resolver algunos pendientitos que llevaban en las alforjas.

Y así, a las 17:20, el gobernador sube a su vehículo y abandona la sede del Poder Legislativo…

Así fue la comparecencia del titular del Ejecutivo.