Mi crónica

¡Ya no podemos quedarnos callados!, ¡Cárcel a Mario Anguiano, y a sus cómplices!

Por Juan Ramón Negrete Jiménez

Colima, Col., 2 de octubre de 2018.-En medio de gritos, empujones, manifestaciones, y un Palacio Legislativo blindado, cercado con vallas metálicas de acero, custodiadas por elementos de la policía estatal, así se desarrolló la sesión solemne de instalación de la Quincuagésimo Novena Legislatura del Estado.

Desde temprano el palacio Legislativo fue cercado con las vallas metálicas, y los accesos resguardados por elementos policiales, lo que empezó a provocar molestias entre las personas que tenían necesidad de acceder al Palacio Judicial y que no les permitan el acceso.

Esta decisión tomada por uno de los grupos de diputados de la coalición “Juntos Haremos Historia”, provocó fricciones y enojo entre los demás diputados, pues por esa orden hasta a alcaldes electos como a Griselda Martínez de Manzanillo, y a Felipe Cruz, de Villa de Álvarez se les negó el acceso, por no llevar en la mano la invitación que se les había enviado, las cuales ni personalizadas estaban

Griselda Martínez, externaba su malestar y decía “y los ca… todavía tuvieron el descaro de decirme, “compañera, no se enoje, somos de los mismos”, hijos de tal por cual”.

Por el único acceso al recinto legislativo fue en la esquina sur del edificio del Palacio Legislativo, donde cerraron las vallas, se formó una especie de cono donde una decena de elementos de la policía hacían esfuerzos para contener a los militantes y simpatizantes de MORENA, que incluso estaban recibiendo las invitaciones de gentes cercanas Vladimir Parra y a Sergio Jiménez Bojado.

Entre los manifestantes estaban los del congreso Nacional Ciudadano, que son los que se dedican a tomar la caseta de peaje de Cuyutlán, quienes enardecidos por no llevar invitación y por querer ingresar al recinto arremetían contra los elementos policiacos a quienes hasta querían despedir, por cumplir con su función.

Llegó un momento donde las manifestaciones subieron de tono, pues la muchedumbre empezá a amenazar con “demos portazo, hay que quitar las vallas”, lo que hizo que los policías crear una cadena humana y entrelazaron sus brazos para impedir ser rebasados.

Y mientras los policías trataban de impedir que quitaran los obstáculos, llegó el diputado Vladimir Parra, y quiso retirar una de las vallas para que entrara la gente, lo que fue impedido por los policías, quienes le indicaban que ellos solo cumplían órdenes.

El presidente del consejo político estatal de MORENA, trataba de hacer valer su investidura y les decía a los agentes, que “nosotros somos la nueva mayoría, y lo que es más, ustedes nada tienen que estar haciendo aquí, ahora los que mandamos somos nosotros, por eso fuimos electos junto con Andrés Manuel”.

Y mientras les gritaba y empujaba a los policías, por fín alguien dio la orden de que se quitara una de las vallas, para que ingresaran todos los que quisieron, justo en el momento en que estaban arribando casi medio centenar de personas de la comunidad indígena de Zacualpan, que habían mandado por ellos Vladimir Parra.

Ya sin vallas que se interpusieron entre ellos los vecinos de la comunidad indígena ingresaron a un edificio del Congreso que ya estaba atiborrado… las personas de la comunidad indígena habían sido llevadas con un fin específico: que arremetieran en contra de Rogelio Rueda, Sánchez, a quien de basura y otras lindezas no lo bajaban.

También en el interior estaba el otro grupo, el de los autollamados congreso nacional ciudadano, que son los que toman la caseta de peaje de Cuyutlán, también lanzando consignas contra el PRI, contra el sistema, contra el gobernador, en fin, sentían que ahora ellos son los que mandan y empezaban a corear el estribillo de “es-un-honor/estar-con-Obrador”, el cual repetían de manera sistemática.

Cuando se dio la orden de retirar una de las vallas, también se dio la orden de que se retiraran los elementos de la policía, por lo que otros manifestantes de lo que denominan el fraccionamiento “El Mirador de Colima”, quienes portaban cartulinas en contra de magistrados y jueces, pues denunciaban que están siendo despojados de un predio de 11 hectáreas y que dicen que las tienen en posesión desde hace 15 años.

Ya en el interior del recinto, como se encontraba lleno todo el recinto, se empezaron a subir a la segunda planta, y colocaron lonas, una bandera nacional, cartulinas, pancartas, en fin, se sentían de fiesta y lo gritaban a pecho abierto, “ahora mandamos las nuevas mayorías… basta ya de PRI, fue PRI, fuera Rogelio Rueda”.

Otros gritaban “¡Rogelio represor!, ¡Fuera, Fuera!”, “¡A Mario Anguiano lo queremos en la cárcel y a sus cómplices!” y ¡El pueblo manda y los diputados obedecen”, eran algunas de las manifestaciones que se lanzaban unas desde la segunda planta del Congreso y otras desde el recinto.

Para esto, en el salón de sesiones, ya se encontraba la escolta de la XX Zona Militar, esperando el protocolo de instalación de la legislatura, para rendir honores a la bandera y a pesar de que el salían de sesiones estaba lleno de representantes de los medios de comunicación, los soldados no perdieron la compostura ni se movieron de su lugar.

“¡No queremos a Nabor…. Fuera!, ¡Queremos mujeres!.

A pesar de que el recinto del Congreso estaba lleno, entre las personas que ahí se encontraban, se vio al ex diputado Nabor Ochoa López, cosa que no pasó desapercibido para los manifestantes morenistas, que empezaron a gritar el “fuera Nabor…. No lo queremos…. Que se vaya, queremos mujeres…. Fuera, fuera, fuera!” y es que las últimas semanas se ha rumorado que harán renunciar a su curul a la diputada del Partido Verde, Martha Alicia Oregón, para que Nabor entre a la Legislatura.

¡No queremos a Nabor, queremos a las mujeres!, ¡El pueblo manda y los diputados obedecen!,¡Diputados que no vengan se les rebajará el sueldo!, ¡Queremos diputados que den resultados! y ¡No más PRI!

Ante lo cual, García Ramírez volvió a insistir en pedir respeto, y afirmó que no se les olvida el compromiso, pero en la Sesión Solemne deben apegarse a la normativa, “pedimos guardemos respeto. Ténganos confianza en que lo vamos hacer”.

En respuesta se escucharon voces. ¡Ya no podemos quedarnos callados!, ¡Cárcel a Mario Anguiano, y a sus cómplices! y ¡Fuera Rogelio Rueda!

Y así en medio de gritos y reclamos arrancaba la sesión de instalación de la 59 Legislatura, eran las 11:08 horas, cuando por fin se abrió la Sesión Solemne de Instalación por parte de la presidenta de la Mesa Directiva Provisional, Jazmín García Ramírez, quien hacía esfuerzos por meter al orden a los manifestantes.

Incluso hubo un momento donde les pidió a quienes se encontraban en la parte superior del inmueble, que dejaran de gritar, “de veras les pido su comprensión y apoyo, y es que no se si es por la mala calidad de los materiales con que hicieron este edificio, pero me está cayendo tierra, por favor, les pido su apoyo”, decía nerviosa la presidenta provisional de la Legislatura, lo que le costó una rechifla de los que estaban en “gayola”.

Vino el pase de lista donde respondieron los 25 diputados y diputadas y después de procedió a elegir a la primera mesa directiva para el primer período ordinario de sesiones del primer año de ejercicio constitucional, y en medio de rechiflas, sobre todo cuando se nombraba a Rogelio Rueda.

Las consignas y advertencias hacia los diputados no paraban y desde la segunda planta les decían a las y los diputados “¡Los vamos a estar vigilando!, ¡No queremos más PRI-AN!”

Y decía el profesor Héctor Lara Chávez, quien acababa de colocar una lona en la parte superior, “miren, leánla bien, para que no les agarre de sorpresa, esto es lo que queremos los ciudadanos y si ustedes nos fallan losvamos a colgar de las patas… eh, eso de que los vamos a colgar de las patas es en sentido figurado, eh, porque ya estamos hartos… los vamos a manfar a chiflar en sus chilindrinas…”.

Sin embargo Lara Chávez, no pudo seguir hablando, porque la gente de Zacualpan, haciendo uso de un megáfono, volvía a insistir en sus protestas.

Por fin a las 12:05 se reanuda la sesión y un minuto después, a las 12:06 horas, el diputado Guillermo Toscano, rendía protesta y luego haría lo propio con los restantes 24 legisladores.

Y fue a las 12:08 horas, cuando por fin quedó instalada la Quincuagésimo Novena Legislatura, declarándose además la apertura de los trabajos del primer período ordinario de sesiones.

Vino la entrega del documento que contiene el tercer informe de labores del titular del Ejecutivo del estado, José Ignacio Peralta Sánchez, quien no se escapó de una rechofla, así como de un griterío de parte de los morenistas, de la gente de Zacualpan, que le reclamaba que no ha cumplido mandando a un médico para que los auxilie las 24 horas, ni a las promesas de obras que les han hecho.

Y así, en medio de gritos de ¡Fuera Nacho, fuera, fuera!,la gente de Zacualpan le cobraba su incumplimiento a las promesas a Peralta Sánchez.

Vino el mensaje del presidente del Congreso del Estado, luego de recibir el documento del tercer informe de labores del Ejecutivo estatal, y no pasó desapercibido el que los diputados no hayan tenido la civilidad política de haberle prestado el micrófono, siquiera para que se escucharan las palabras que dijo al presidente al momento de entregar el informe.

Y así, entre gritos de los manifestantes a las 12:23 horas, el presidente de la mesa directiva, clausuró los trabajos de esta sesión de instalación, citando antes a celebrar la primera sesión ordinaria, este mismo lunes a las 15:00 horas… No cabe duda, van iniciando los trabajos, vamos a ver cuánto les duran estos bríos.

Los invitados a la sesión solemne se retiraron rápido, esta vez no hubo ninguna foto oficial de inicio de la Legislatura, tal vez para no invitar al Gobernador Ignacio peralta, ni al magistrado Bernardo Salazar a que salieran en la misma, pero ni posteriormente se tomaron la foto del recuerdo del arranque de la LIX Legislatura.

Por cierto, algo que se me pasaba, desde muy temprano, llegó un mariachi, el cual primero estuvo tocando afuera del Palacio legislativo, y ya cuando terminó la sesión solemne, se metió al recinto, donde estaban cómodamente sentados los manifestantes de Zacualpan y los que toman la caseta de Cuyutlán, hasta las 13:30 horas que dejó de tocar el mariachi, que según dijeron “nos contrató un señor se llama Carlos Farías”, me confiaría uno de los músicos.